Oxigenarse

Acercarse regularmente a la naturaleza ayuda a estar más felices. Adentrarse en el espectáculo y los sonidos de la naturaleza invita a la tranquilidad y ayuda a relajarse.

¿Conocéis la silvoterapia?

Queréis tocar la corteza de un árbol, respirar su olor, observar los colores y las nervaduras de las hojas o incluso, probar uno de sus frutos… Sí, es posible relajarse y viajar en el tiempo junto a los árboles. Meditad, cargar las pilas o incluso encontrar la inspiración gracias a la silvoterapia, el arte de hacer «caricias» a los árboles.

Poneos calzado cómodo y partid al encuentro de los 4 árboles emblemáticos en el Forêt de la Hez-Froidmont y oxigenaos en sus 3000 hectáreas de paseos arbolados con hayas y robles. Sin coche, sin contaminación, sin estrés, ¡esta es la cima de la desconexión! En el programa: numerosos senderos, un recorrido botánico y para los más curiosos, un granero de los diezmos, graffitis antiguos, vestigios de un castillo o de una abadía…

Partid simplemente al corazón de la ciudad de Beauvais para continuar el recorrido por los árboles emblemáticos: saliendo desde la plaza de la estación y pasando por el centro, un recorrido de 24 esencias para descubrir.

Un paseo por los jardines de Beauvaisis

©VisitBeauvais

JARDIN DU BRULE

Relajaos en uno de los bancos y observad la naturaleza frente al estanque recubierto de magníficos nenúfares, escuchad el sonido del agua… ¿Probad la sorprendente planta de Didier Bizet y adivinad a qué os hace pensar? ¿Y qué decir del huerto con estas 200 variedades de tomates y sus degradados de rojos? ¡Ñam ñam!

©VisitBeauvais

JARDÍN DEL PINTOR ANDRÉ VAN BEEK

Nos adentramos en un verdadero remanso de paz. De aquí se desprende un ambiente relajado: lagos con cascadas y mini cataratas, olores agradables y colores tornasolados. Es un viaje artístico con André van Beek, este pintor discreto tras sus macizos de flores, con el pincel en mano y que da un último toque a su cuadro.

©AS Flament

UNA VUELTA POR EL PLAN D’EAU DU CANADA

Con sus 45 hectáreas de vegetación, ¡aquí reina un ambiente de vacaciones de verano! Actividades acuáticas, rosaledas, baño, vóley-playa: aquí nos sentimos bien. Tomaos el tiempo de observar la naturaleza que os rodea: la libélula que se esconde en un árbol, los cisnes y otros patos que nadan tranquilamente, los pececitos que se asoman a la superficie…

©Bruno Beucher

PASEOS Y SENDERISMO

Senderos montañosos, bosques tranquilos para recoger hongos o junquillos dependiendo de la temporada. Aquí existen vías verdes acondicionadas para toda la familia. Tomad una bocanada de aire y desconectad durante un paseo, recorriendo los senderos pedestres de Beauvais y su región. Senderismo pedestre o en bicicleta, ¡hay para todo el mundo!

Las 3 buenas razones para conectar con la naturaleza

  • Una dosis de buen humor: acercarse regularmente a la naturaleza ayuda a estar más felices. Todo lo que nos rodea en el día a día como los árboles, las flores, el sol, el canto de los pájaros por la mañana… No os imagináis hasta qué punto desempeñan un papel importante en nuestra vida. Nuestro humor y nuestras emociones suelen depender de la presencia de la naturaleza.
  • ¡Es fácil, todo el mundo puede hacerlo! Pasar tiempo en el jardín y plantar macizos de flores, coger las cestas para pasear por el bosque, simplemente sentarse en un banco a la sombra en un parque y leer un buen libro… ¡Son tantos los momentos sencillos para vivir cerca de la naturaleza! Contemplad y escuchad el silencio y los sonidos que os rodean, ¡da gusto!
  • La naturaleza «cura»: es un lugar de renovación, que calma. Esta reduce el riesgo de depresión y también, disminuye el índice de estrés y dolor de cabeza. Olvidaos de los medicamentos y partid para dar un paseo por el bosque. El cerebro no es el único que hay que estimular en los paseos por la naturaleza, más bien, el organismo entero. Caminar al aire libre refuerza el sistema inmunitario.