Los 5 mejores lugares y monumentos

Queréis descubrir los mejores lugares y monumentos para visitar en Beauvais y Beauvaisis. La Oficina de Turismo os propone sus 5 mejores: ¡seguid la guía para evadiros!

1- La Catedral Saint-Pierre de Beauvais y su reloj astronómico

La Catedral Saint-Pierre, el lugar emblemático de Beauvais

Verdadera obra maestra del arte gótico, la Catedral Saint-Pierre de Beauvais es única en su género! Primero, al adentraros en este edificio, quedaréis sorprendidos por sus vertiginosas dimensiones, una gran proeza de los constructores. Su coro gótico del siglo XIII, el más alto del mundo con 48,50 m bajo las bóvedas, os dejará sin aliento. Desde el centro del coro se puede admirar la luz que inunda esta jaula de vidrio y el juego de colores de las vidrieras que se aprecia en las bóvedas de piedra blanca.

Catedral inacabada, no dispone de nave, lo que le proporciona una silueta aún más singular. Tras los numerosos problemas y derrumbes, la catedral no pudo terminar su construcción para convertirse en la catedral más grande del reino. Otra particularidad y no menos importante: en Beauvais sigue habiendo dos catedrales. Como suspendida entre dos épocas, la antigua catedral conocida como «la Basse-Œuvre», ofrece un valioso testimonio del año 1000.

La catedral ha entrado en una importante fase de obras para preparar su 800 aniversario en 2025. Sin embargo, es posible visitarla por vuestra cuenta o con un guía. Para ello, descubrid nuestras ofertas o contactad con la Oficina de Turismo de Beauvais llamando al +33 (0)3 44 15 30 30.



El reloj astronómico de Auguste Lucien Vérité

Al igual que la catedral donde se encuentra, el Reloj Astronómico llama la atención por sus dimensiones. En un mueble de estilo románico-bizantino de 12 metros de alto y 6 metros de ancho, esta obra maestra de precisión formada por 90 000 piezas mecánicas, 52 esferas y 68 mecanismos, está perfectamente sincronizada. Fue diseñado entre 1865 y 1868 por el maestro relojero local Auguste Lucien Vérité. Este reloj es un objeto de interés muy importante de la Catedral Saint-Piette. Además, es el reloj con carrillón que aún funciona más antiguo del mundo.

La magia sale a relucir cada día cuando el reloj astronómico se pone en marcha y todos estos elementos ofrecen una animación audiovisual que sorprende. ¿Qué representan todas estas esferas? La medida del tiempo sidéreo, los ciclos solares, la declinación solar, las horas, los días y los meses del calendario… En la parte del arriba del mueble, los mecanismos miman las escenas del Juicio final. Descubrid el horario y las tarifas.

2 – La Maladrerie Saint-Lazare

¿Sabíais que en Beauvais hay una antigua leprosería? Un ejemplo casi único en Francia de la arquitectura hospitalaria de los siglos XII y XIII, la Maladrerie Saint-Lazare sorprende por la riqueza de su edificio y la belleza de su jardín. Esta joya del patrimonio ha conservado tres partes bien diferenciadas: la granja, la residencia de los religiosos y la capilla románica. El granero de principios del siglo XII, con una admirable restauración, acoge puntualmente eventos culturales o musicales. Cuando hace bueno, dejaos llevar por un paseo por el jardín de inspiración medieval, un verdadero remanso de paz.

¡La Oficina de Turismo os propone un descubrimiento lúdico del lugar a través de un escape game! Víctor se durmió en el jardín… ¡Y se despertó atrapado en el pasado! Desde el siglo XXI, ¡dadle pistas y ayudadle a volver! Una aventura disparatada para descubrir la Maladrerie Saint-Lazare, sus secretos y sus 900 años de historia. Más información sobre la aventura.

Para los apasionados, el servicio arqueológico de la ciudad ha realizado 5 vídeos que proponen una reconstrucción en 3D del lugar. Una manera desmaterializada, pedagógica y muy visual de pasearse por un momento único en la Maladrerie de la Edad Media.
La Maladrerie Saint-Lazare en la Edad Media
La granja en la Edad Media

El patio de los sanos en la Edad Media

La gran residencia en la Edad Media

El granjero en la Edad Media

Del 1 de abril al 30 de septiembre, la Maladrerie también propone los paraguas conectados conocidos como SonoPluie que permiten dar un paseo sonoro alrededor y en la Maladrerie. SonoPluie permite visitar la Maladrerie de una manera original con una visita auditiva que combina entrevistas y testimonios de los habitantes, palabras de personas-recursos, anécdotas, textos literarios y poéticos. SonoPluie funciona gracias a un sistema de wifi y de geolocalización que crea un recorrido y una visita en tiempo real dependiendo de la posición de cada uno. Su forma permite añadir un ambiente íntimo e inmersivo a la visita.

3 – El jardín del pintor André Van Beek

A 10 minutos en coche de Beauvais, no os perdáis el jardín del pintor André Van Beek en Saint-Paul. Una paleta de inspiración al aire libre con dalias, nenúfares y hortensias que servían al pintor de inspiración. Aquí todo es relajado, tranquilo y voluminoso, os transportaréis a macizos de flores en lagos con nenúfares, siempre con una gran fascinación para la vista.

Una vez aquí, también podréis descubrir la exposición de algunas obras del pintor, además de su colección de fósiles. André Van Beek también pone a disposición una sala de recepción y de exposición insonorizada que puede acoger hasta 150 personas sentadas para cócteles, vinos, reuniones profesionales, bodas, o incluso, cumpleaños.

4 – El tren de vapor

¡Dirección Crèvecœur-le-Grand! Para una inmersión en el universo de los trenes antiguos con el tren de vapor, un viaje en el tiempo garantizado. A los niños les encantará esta sorprendente locomotora de 1898 y su pitido que da la salida. Los apasionados del museo os harán cruzar el campo hasta Rotangy para un paseo bucólico a orillas de los vagones declarados Monumentos Históricos. ¡Última llamada para el siglo XIX!

5 – El MUDO – Musée de l’Oise

Instalado en el prestigioso palacio de los obispos de Beauvais y situado a los pies de la Catedral de Beauvais, recientemente renovada, el MUDO-Musée de l’Oise, propone a los visitantes un descubrimiento interactivo y dinámico de sus colecciones del siglo XIX y exposiciones temporales. Admirad el magistral lienzo de Thomas Couture en el corazón del palacio episcopal, sorprendeos ante las artes decorativas y soñad con las obras dedicadas a los paisajes, de los bosques franceses a los lagos italianos, de los confines de Oriente a las escarchas danesas. Todo este recorrido hace a los visitantes viajar en el tiempo.

La visita del MUDO se organiza en 4 tiempos: la fortificación también conocida como castillo de entrada, el ala Saint-Pierre, el palacio Renacentista y su emblemático jardín, y, por último, el espacio bajo la estructura situada en lo alto del palacio.